Atrás | Siguiente

 

¿Dónde habré puesto las llaves?

 

ARGUMENTO

Creo sinceramente, que todos los seres humanos poseedores de una cerradura (incluso en alquiler) han dicho alguna vez esta frase:

¿Dónde habré puesto las llaves?

Con leves variaciones, que van desde el reconocimiento de la propia incapacidad para mantener un mínimo orden, hasta las blasfemias más devastadoras. Incluso los pueblos indígenas habitantes de las selvas más profundas han pronunciado esa frase, con las variaciones que su cultura les impone:

¿Dónde habré puesto el hacha de piedra tallada?, basta que aparezca un jaguar hambriento, para que todas las piedras afiladas desaparezcaaaaaarrggggggghhhhhh ah caballero, eso duele caballero, oh.

Al final, el sentido de la vida está en encontrar las llaves, o en nunca perderlas de vista.

Por San Nikochan se lo pido.

Refútenlo.

 

REFUTACIÓN

Vamos a iniciar el análisis de su aportación argumentativa atendiendo a un par de observaciones preliminares:

1. Las dos primeras palabras de su escrito son 'creo' y 'sinceramente'. La primera nos indica que nos presentará usted un estado doxástico y no una aseveración o tesis en sentido estricto. 'Sinceramente' contribuye a reafirmar la veracidad de su estado psicológico. Los estados doxásticos no son en rigor argumentos, aunque sin duda contribuyen a formular hipótesis que formarán parte quizá de argumentaciones. Nosotros obviaremos este estatuto doxástico y procederemos como si de un argumento se tratara.

2. Si aceptamos que estamos ante un argumento, está claro que es un argumento de tipo inductivo, pues la conclusión a la que se llega no es fruto del mero análisis conceptual sino de cierta observación de la realidad, en concreto de ciertas regularidades. Más concretamente, no podemos abordar su argumento como si estuviéramos ante una aseveración del tipo "todo soltero es no casado", pues para saber si todos los seres humanos poseedores de una cerradura (incluso en alquiler) han dicho alguna vez "¿dónde habré puesto las llaves?" requerimos haber observado a algún ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler) en el momento en el que éste afirmaba "¿dónde habré puesto las llaves?".

La aclaración preliminar 2 (de ahora en adelante AP2), nos indica ya cómo debemos enfrentarnos a su argumento inductivo (de ahora en adelante AI). Para que AI fuera correcto, sería necesario que se formulara de un modo más preciso que el modo como usted lo ha formulado. Al menos ello facilitaría nuestra tarea analítica. Procedamos, pues:

AI:

1. El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)1 ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

2. El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)2 ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

3. El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)3 ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

N. El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)N ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

-------

Todo ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler) ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

Notemos que usted realiza algunas aclaraciones o matizaciones que no son nada banales, contra el modo como usted nos las presenta.

Aclaración nada banal 1 (ANB1): "¿dónde habré puesto las llaves?" puede tomar otras formas, puede expresarse en forma de blasfemia o reconocimiento de la propia incapacidad para mantener un mínimo orden.

Aclaración nada banal 2 (ANB2): AI es sensible al contexto cultural e histórico, de modo que "¿dónde habré puesto las llaves?" puede tomar también formas como "¿Dónde habré puesto el hacha de piedra tallada?, basta que aparezca un jaguar hambriento, para que todas las piedras afiladas desaparezcaaaaaarrggggggghhhhhh ah caballero, eso duele caballero, oh"

ANB1 y ANB2 someten AI a una ambigüedad que le es muy perjudicial, que dificulta al menos su contrastación. Teniendo en cuenta que no todas las blasfemias devastadoras y no todos los reconocimientos de la propia incapacidad para mantener un mínimo orden tienen alguna relación con la pérdida de las llaves, e incluso con la pérdida entendida como acontecimiento más general, cabría someter a un riguroso análisis cada premisa en que ANB1 pudiera incidir de algún modo, descartando, por ejemplo, la premisa "El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)X ha dicho "reconozco mi incapacidad para mantener un mínimo orden"" en el caso en que la aseveración de X reflejara su imposibilidad de moderar un debate televisivo. Asimismo, ANB2 complica aún más este riguroso análisis, implicando elementos antropológicos, históricos, ambientales y sociolingüísticos nada despreciables.

¿Cómo refutar AI? Siendo estrictamente popperianos, falsearíamos su argumento realizando más observaciones y pudiendo constatar algo de la forma:

El ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler)Y no ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

El rei Nikochan tiene un hermano de nueve años, que puede ser considerado (al menos en algunas horas del día) un ser humano. Dicho hermano es poseedor de una cerradura (la de una caja fuerte que le regalaron los abuelos) y nunca ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?".

[denominemos RO o Refutación observacional a este procedimiento refutatorio]

Otro modo de refutar AI, de tipo normativo, implicaría analizar las observaciones que usted ha llevado a cabo, pudiendo concluir, por ejemplo, que su argumento no tiene suficiente apoyo observacional, o que dicho apoyo se ha probado de modo insuficiente [denominemos RM o Refutación Metodológica a este segundo procedimiento refutatorio].

Optamos por la primera refutación [RO] por ser, creemos, la más definitiva.

Finalmente, hay que añadir a AI un severo inconveniente, a parte de ANB1 y ANB2. Dicho inconveniente se concreta en el enunciado o conjunto de enunciados siguiente:

Al final, el sentido de la vida está en encontrar las llaves, o en nunca perderlas de vista.

Dicha aseveración incluye la forma "al final", la cual indica que el conjunto tiene un tono conclusivo.

Podríamos aceptar AI teniendo la conclusión siguiente:

Todo ser humano poseedor de una cerradura (incluso en alquiler) ha dicho "¿dónde habré puesto las llaves?"

Que es la que le habíamos otorgado hasta el momento.

Pero añade usted la expresión "sentido de la vida", que dinamita toda la estructura argumentativa y la convierte en una creencia personal, ambigua, y ajena a la objetividad que se le pide a un argumento correcto. Básicamente, lo que hace introduciendo la noción de sentido de la vida es contradecir la concesión que le habíamos hecho en la aclaración preliminar 1 (AP1).

Para salvar AI de su refutación definitiva sería necesario lo siguiente:

- Afrontar RO.

- Afrontar RM aportando muestras de sus repetidas observaciones (ello se concretaría en una explicitación de las premisas del argumento inductivo, según la forma que nosotros le hemos atribuido)

- Aclarar la conclusión que incluye la expresión "sentido de la vida", o adaptarla a la forma correcta de un argumento inductivo.

Entendemos que si no se realizan estas tres tareas su argumento queda refutado.

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com