SÓLO EL SABIO ES RICO

Después de publicar el bestseller Confessions of a heiress, una ética hedonista para la vida de los millonarios, Paris Hilton, la heredera del imperio hotelero, lanza un curso sobre filosofía estoica. Del placer y la despreocupación a la resistencia y la resignación. Para que vean que la cárcel sí remodela a los ciudadanos.

 

 

Tras su paso por prisión, Paris se puso en contacto con Esponjiforme Entertainment con la intención de organizar el curso. De organizar, ella sabe mucho. Paris es una gran socialite y en su vida diaria está organizando fiestas constantemente. Por ejemplo, fue la presidenta del comité para el baile de fin de curso de su instituto, que no pudo terminar por estar demasiado ocupada buscando guirnaldas de color rosa, pero mereció la pena: gracias a ella (y a su padre) en el baile tocaron los Beach Boys. Sí, de atribuirse méritos y explotar contactos, esta chica también sabe mucho. No sólo fue el dinero de su padre lo que convenció a los Beach Boys, sino que Confessions of a heiress lo escribió Merle Ginsberg que, me da la sensación, no es ni rica ni heredera. Básicamente porque, si lo fuera, no escribiría para otra persona. De hecho, los herederos no necesitan escribir (ni siquiera saber escribir) porque pueden pagar a alguien que lo haga por ellos. Éste es, precisamente, uno de los preceptos que se establecen en el libro de Paris.

 

Sin embargo, y como les decía, el paso por la cárcel ha hecho verdadera mella en esta chica, que no sólo ha cambiado su vida por completo, sino su actitud frente a ella. Para que comprendan la magnitud del giro vital de la Hilton: cuando (aprovechando que vino para discutir los términos de su colaboración con Esponjiforme) le di mi ejemplar del libro Confessions of a heiress, me lo firmó ella misma, y no la pobre Merle Ginsberg que a nadie interesa. Por cierto, también nos fuimos de fiesta (¡Y qué bien lo pasamos! ¿Verdad, Paris?) y he de decir, en honor a la verdad, que esta chica no es alcohólica en absoluto. Al contrario, se trata de una persona comedida y mesurada.

 

Las enseñanzas de Paris son un pozo de sabiduría, la Biblia de la conducta para la sociedad contemporánea, y las encontrarán aquí, en Esponjiforme. Aunque, permítanme esta pequeña traición: yo sigo prefiriendo a la primera Paris, es decir, a la de antes de la cárcel. La segunda Paris, la del curso sobre estoicismo en etapa post-trullo, me parece apática y dura. Para que me entiendan: creo que es mucho más importante saber qué ponerse y cuál es el color que combina mejor con nuestra tez que cómo aguantar las largas horas de espera en una cola sin arrancarse los pelos. Está bien, este ejemplo no resulta muy ilustrativo: todo lo que concierne al pelo y a los peinados es siempre de vital importancia. Pero, precisamente por este motivo, Confessions of a heiress seguirá siendo mi libro de cabecera. Aunque si son ustedes de los que desgraciadamente tienen que hacer trimestralmente la declaración del IVA o tomar el AVE a Barcelona con todos y cada uno de sus socavones a menudo, quizás sí  necesiten los consejos estoicos de Paris. No duden, pues, en acudir a su curso. Verán cómo sus palabras les hacen más sabios (aunque, probablemente, no más ricos).

Volver a la editorial actual

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com