Atrás | Siguiente

José M. Bermudo

Profesor de Filosofía Política de la Facultad de Filosofía de la UB

http://www.ub.es/demoment

José M. Bermudo

 

1. ¿Le satisface la imagen que se da de la filosofía en los medios de comunicación?

La filosofía no se queja, al menos no la oigo. Hegel creía que sólo los individuos tienen consciencia. En todo caso, si "la filosofía" se siente maltratada, que exija sus derechos; o que se consuele pensando que peor están los iraqis.

2. ¿Cree usted que los alumnos están suficientemente motivados?

Si miro sus caras, no lo parecen; si pienso en su capacidad de resistencia, deben estarlo y mucho. Lo soportan todo, y para eso se necesita convicción. O tal vez otras cosas.

3. ¿Por qué decidió usted dedicarse a la filosofía? ¿Fue una apuesta o una locura de juventud?

Diderot decía que a la filosofía se llegaba por tres avenidas: la ciencia, la religión y la política. Yo llegué por esta última, desde el compromiso político. Pero ¿a qué otro lugar puedes llegar cuando sigues un camino, sea el que sea?.

4. ¿Qué obra rescataría en primer lugar de un incendio en la biblioteca?

Cien años de soledad.

5. ¿A qué filósofo actual invitaría usted a la facultad?

A "el filósofo ignorante", de Voltaire.

6. ¿Si tuviera que volver a hacer la tesis doctoral, sobre qué tema la haría?

Repetiría tema y enfoque.

7. ¿Además de  proporcionarle un sueldo, la filosofía le ha servido para algo en la vida?

Para proporcionarme complementos de sueldo en "bolos" varios.

8. ¿Se ha reído alguna vez leyendo a un clásico de la filosofía?

Sí, leyendo a Empedocles, a quien conocí de estudiante en el "Patio de los naranjos", del edificio viejo de la UB.

9. ¿Era usted un alumno estudioso, o creía que esto de filosofar se hacía retozando en la hierba?

Estudiaba duro, pero siempre después de cumplir con "Trotsky" y con las "orquídeas silvestres".

10. ¿Cuál es el mejor profesor que ha tenido?

José Manuel Blecua, de Literatura española.

11. ¿Qué idioma cree que es fundamental para estar al día en temas filosóficos?

Comencemos por dominar a fondo el propio.

12. ¿En qué cambiaría usted los actuales planes de estudio, en cuanto a asignaturas se refiere?

¿Tenemos planes de estudio? Yo simplemente veo un mercado , donde cada uno vende o compra lo que quiere, al precio que puede, aunque a veces, por respetar los hábitos, mantiene los rótulos para cubrir sucedáneos. Participé en su día en la elaboración del "Plan Maluquer" ¿Lo recordáis? Pero también fui testimonio, y tal vez cómplice, de su degradación. Como dice Maquiavelo, los seres humanos tenemos el extraño vicio de dejar de luchar por las cosas una vez las conseguimos. Y después, como sugiere Rousseau, perdida la libertad acabamos acostumbrándonos a las cadenas, hasta llegar a amarlas. En algunos casos no se llega a tanto, pero sí a acostumbrase a ellas. Sobre todo si son tan débiles y soportables como las de nuestros "planes", que ya ni siquiera necesitan "guirnaldas de flores" para disfrazarse.

13. ¿La filosofía está más cerca de las humanidades que de las ciencias?

La filosofía no es sujeto, es producto. Son los filósofos quienes eligen el lugar de reflexión,  o bien aceptan el que se les asigna. Reenvío a Diderot: las avenidas son múltiples, lo importante es continuar el camino hasta aquella marca móvil y difusa a partir de la cual se sospecha que se ha entrado en un tramo nuevo. No hay un camino, lugar o territorio propio de la filosofía, prejuicio al que lamentablemente responde el ordenamiento de nuestras Facultades. En cambio, desde cualquier lugar -la biología, la física, la música, la economía, el derecho, la oratoria... - puede llegarse a ese punto en que el discurso deviene filosófico. No es más ni menos filósofo Hölderling que Einstein.

14. ¿Algún consejo para un futuro licenciado en filosofía?

Ya es tarde. Le habría aconsejado que antes de llegar a la "Academia" hubiera aprendido algo de algo, aunque fuera geometría.

15. ¿Cree usted que nuestra página aporta algo a la facultad? Justifique su respuesta.

Algo semejante a lo que aporta a un centro comercial la incorporación a su catálogo comercial una mercancía nueva, un poco exótica (lo que, como ya indicara Adorno, incrementaba el valor de cambio). El mercado (filosófico) capitalista es tan poderoso que convierte a su negación -la crítica, la ironía, la transgresión, la marginalidad- en exitosas mercancías; al tiempo que, aportando así diversidad, se hace a sí mismo más soportable. Lo único que este reino absoluto de la mercancía no soporta es el silencio; pero el silencio no es, ni siquiera imaginariamente, alternativa. El mercado (incluso el de las ideas) es tan poderoso que con frecuencia logra sus mejores beneficios en las zonas marginales. En todo caso, para ajustarme a vuestra pregunta,  cualquier lugar es bueno para la filosofía, siempre que se cruce la línea, que es sobre todo la línea de la falsa consciencia, de la ilusión de mirar desde el ojo de Dios. Hume ya nos lo había advertido: la consciencia crítica, sea cual fuere el nivel de reflexión adoptado, es tan sospechosa (de ilusión y complicidad, diríamos nosotros) como la consciencia o lenguaje de nivel cero, que habla ingenuamente de las cosas. Por tanto, ¡Larga vida a esponjiforme.com!

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com