Atrás | Siguiente

Art Blakey and the Jazz Messengers: Album of the year

 

Crítica realizada por Sincuidado

 

Disco: "Album of the year"

Intérpretes: Art Blakey, batería; Robert Watson, saxo alto; Bill Pierce, saxo tenor; Winton Marsalis, trompeta; Charles Fambrough, contrabajo; James Williams, piano

Discográfica: Timeless Records

Año: 1981

 

Inicio la colaboración con Esponjiforme Jazz con la reseña de un relativamente poco conocido e interesantísimo álbum de Art Blakey y sus mensajeros. Avanzo ahora que esta será la tónica en de mis reseñas; el informar, compartiendo hallazgos con los aficionados, sobre obras y artistas poco conocidos que me parecen interesantes y, sobre todo, esperando que deleiten a aquellos que las escuchen tanto como a mí.

Hace ya 23 años, en 1.981, que se publicó, el mismo año del “Offramp” de Pat Metheny, lo que no es una casualidad, en la discográfica holandesa Timeless Records, este disco de Art Blakey y sus Jazz Messengers. Quizá por ser editado por una pequeña casa europea pasó relativamente desapercibido. Si bien en nuestro país, gracias a la añorada colección “Jazz Stop”, fue decentemente editado y distribuido en LP. En un principio no parecía llamar la atención; un disco más del simpático abuelo “Art” rodeado de jovencitos brillantes con ganas de tocar.

Pero no nos encontramos ante un disco cualquiera. Se trata de un disco verdaderamente brillante, excepcional, un auténtico placer para el aficionado.

De una primera escucha ya sacamos una serie de conclusiones fundamentales y gozosas. El primer corte es ya toda una declaración de principios, un temazo de Parker tocado sin ninguna concesión al pasteleo o a la pereza, sea de los músicos o del público, que tanto da. En adelante, temas de los integrantes del grupo, mas “Witch Hunt” de Shorter. Ni una balada, ni un tiempo medio, sólo un blues y como introducción del tema rápidamente llevado a otros caminos del jazz gracias a los arreglos y a los cambios de ritmo del líder.

En definitiva, un gran disco de Hard-Bop, producido en un momento a la vez culminante y controvertido de la evolución tanto del género como del estilo.

En definitiva, un disco tocado con toda la intensidad, la creatividad y el conocimiento posibles. Y digo conocimiento porque no se trata de una exhibición técnica; todos pensamos ¿Quién es ese trompetista? al oírlo. Lo más ejemplar de este disco es que toda esa técnica, esa intensidad, están puestas al servicio de la música, del placer del que escucha y del que toca, gracias a los espléndidos arreglos, especialmente en lo armónico, y a la extraordinaria conjunción del grupo, mérito sin duda de Blakey.

Porque lo revelador de este disco es que ninguno de los fantásticos músicos que aquí comenzaban su carrera ha vuelto a sonar así de bien, quizá Marsalis en ”Black codes from the underground”. Watson y Pierce han hecho muy buenas cosas, pero irregulares.

Y ha sido así porque en este disco se da una conjunción de factores extraordinarios; una intensidad y alternancia de las improvisaciones, a menudo conjuntas en más de dos de los músicos, pero integradas armónicamente gracias al arreglo y a la maestría rítmica de Blakey. Una jovialidad asombrosa, al tiempo que llena de conocimiento de la tradición, un poderoso swing al tiempo que lleno de ritmos y polirritmos de lo más variado en total libertad de ideas y estilos; hasta hacen “latin” en uno de los temas. Aquí lo rutinario no tiene cabida. Este espíritu es mérito de Blakey sin lugar a dudas, demostrando con los hechos la importancia del líder y demostrando con los hechos que el conocimiento y la tradición no están en absoluto reñidos con la creatividad.

(Aplíquese el cuento señor Wynton y deje de dar la paliza con el blues y el dixieland de cartón piedra e impecablemente ejecutado, eso sí, que nos vende)

Podéis disfrutar de esta maravilla en CD adquiriéndolo a través de la página web de Timeless Records.

La edición en Cd trae dos temas extra al inicio con Donald Harrison y Terence Blanchard sustituyendo a Watson y Marsalis respectivamente. Se nota que no son del disco original y realmente no hacían falta, pero esta es la política general de reediciones en Cd de las discográficas. ¿Qué le vamos a hacer?

Nada, disfrutar como bestias de este disco lleno de belleza y libertad.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com