Atrás | Siguiente

John Coltrane Quartet: Crescent

 

Crítica realizada por Sincuidado

 

Disco: "Crescent"

Intérpretes: John Coltrane, saxo tenor; McCoy Tyner, piano; Jimmy Garrison, contrabajo; Elvin Jones, batería.

Discográfica: Impulse Records

Año: 1964

 

Es un placer recomendar aquí esta soberbia grabación de uno de los gigantes del Jazz, el ineludible John Coltrane. Trane es, a mi entender, la piedra de toque del jazz moderno.

Cuando me acontece el conocer a alguien que dice gustarle el jazz, acabo preguntándole si le gusta Coltrane o , más maliciosamente, cuál es su disco preferido de este autor. La reveladora reacción más frecuente suele dejar al descubierto más el gusto por las cantantes clásicas de jazz y los estándares, que gusto por el jazz mismo. Ahora que nadie me oye, he de decir que cuando alguien me habla de que le gusta mucho Diana Krall o alguna otra de estas cantantes rubias de jazz contemporáneas, mi excitada perversidad no pierde de acabar endosándole la escucha de alguna pieza dura de “A love supreme”, “Impressions”, o “Giant Steps”.

Pero que no se asuste nadie, éste es, sin merma de calidad alguna (antes al contrario), un disco de Coltrane para todos los públicos.

Grabado en Abril y Junio de 1964 en el estudio de Rudy Van Gelder de París, pasa desapercibido entre la abundante y decisiva producción de Coltrane en ese año. 

Cinco soberbios cortes, todos composiciones de Coltrane, pero no es casual que se firme como “Quartet”. Pocas veces la conjunción de esta histórica formación estuvo más afinada.

Es un disco sobre todo de baladas, con algún tiempo medio de blues.

Disfrutamos aquí del Coltrane más intimista, reflexivo y relajado.  La música fluye poderosa y bellísima, densamente atmosférica y delicada. El trabajo del resto de la formación es magnífico, pero es de justicia señalar a McCoy Tyner , que es aquí el tejedor de texturas y armonías ideal para el solista. Jones toca con una delicadeza inusual en él, y Garrison está creativo como nunca. Sobre estos mimbres Trane vuela hipnóticamente con su saxo a una altura que sólo unos pocos pueden alcanzar.

Y sobre todo maravilla, siendo un trabajo de vanguardia, su sensibilidad, exactitud y alcance, su precisión y economía expresiva, sin una sola disonancia gratuita o divagación innecesaria. No es este el disco de Coltrane que haya que valorar por sus influencias o implicaciones, sino por la evidencia de los resultados que ofrece su propuesta, que no son otros que la inmarcesible belleza y el inefable misterio del arte más majestuoso.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com