Atrás | Siguiente

Wynton Marsalis Black Codes (From the Underground)

 

Crítica realizada por Sincuidado

 

Disco: "Black Codes (From the Underground)"

Intérpretes: Wynton Marsalis, trompeta; Branford Marsalis, saxos; Kenny Kirkland, piano; Jeff "Tain" Watts, batería; Robert Hurst, contrabajo.

Discográfica: Columbia

Año: 1985

 

De la prolija y controvertida obra del más famoso jazzman de la actualidad, el extraordinario Wynton Marsalis, escogemos éste, el que consideramos su trabajo más sobresaliente, en verdad fabuloso.

Sin duda esta espléndida grabación es una obra maestra, cuyo alcance, con el transcurrir del tiempo, ha de agigantarse.

 Wynton ha sido, y es, el centro de la controversia, más intensa y enconada en el panorama jazzístico actual, tanto entre la crítica y el público aficionado como, sobre todo, entre los mismos músicos. Fuera de dudas su maestría, virtuosismo y capacidad, le ha tocado ser protagonista de una polémica que era necesaria.

 El jazz, por su propia dinámica antiacadémica y de vanguardia, ha quemado etapas expresivas a una velocidad inusitada, dejando caminos abiertos sin acabar de agotar todas sus posibilidades expresivas. Es a principios de los años 80, en un contexto de agotamiento y trivialidad dominado por la fussion de los 70, cuando surge con fuerza una generación de jóvenes instrumentistas talentosos y de técnica portentosa, con un denominador común: un profundo conocimiento del jazz anterior y la habilidad para tocar en cualquier estilo. Wynton Marsalis es el primero de ellos que se hace famoso apareciendo a ojos del público como líder de dicho movimiento, que no fue tal.

 El deslumbrante virtuosismo de Wynton concitó tal concentración de expectativas, ensoñaciones y anhelos respecto al futuro del jazz, anteriores a su aparición en los escenarios, bueno es señalarlo, que pensamos ha acabado por confundir a muchos, quizá incluso al propio Marsalis.

 La perfecta ejecución técnica, el virtuosismo, la excelencia como intérprete en suma, jamás van a ser virtudes despreciadas desde nuestro punto de vista. La acusación de perfección es, para mí, sencillamente miserable.

 La emulación es un camino necesario y valioso para todo arte que se respete. Ahora bien, existe un peligro en esto: que acaezca sin objeto expresivo, derivando en una mera fijación canónica excesivamente pendiente de “LA HISTORIA”, acabando en la esclerosis formal. Los últimos trabajos de Wynton Marsalis, irreprochables en su ejecutoria, tienen un pié, sólo uno, en este pantanoso terreno.

 Sin embargo no es así esta obra actualísima, donde, partiendo de posibilidades abiertas en el pasado, encontramos una auténtica y feliz prueba de fuerza, personalísima y audaz al llevar al límite, tanto en lo armónico como en lo rítmico, sus conceptos. Su resolución no es otra que la profundización e intensificación expresiva de lo que es el JAZZ MODERNO, que no contemporáneo. Una obra que propone y se basta por sí misma, fiel a su planteamiento y brillante en su resolución y ejecutoria.

 Para ello no pudo encontrar mejores acompañantes, el cuarteto de su hermano Branford: otro virtuoso de altura, con los tremendos Kirkland al piano y Watts a la batería. El inicio del disco es sencillamente apabullante y desde ahí hacia arriba en total variedad de ritmos. Hacerse acompañar de tales músicos ya supone una evitación de la pereza más que elogiable, pero en lo que atañe a Wynton como creador que firma esta obra es donde encontramos lo mejor: los increíbles arreglos y aún mejores composiciones cuya complejidad armónica y rítmica son la fuente, tanto del brío ejecutivo del quinteto, como del intenso placer del oyente.

Una de las obras maestras del jazz de los últimos 20 años, suficiente para, por sí sola, justificar toda una carrera, mas allá de cualquier otra consideración.

 

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com