Atrás | Siguiente

Tete Montoliú: Tete en el San Juan

 

Crítica realizada por Sincuidado

 

Disco: "Tete Montoliú en el San Juan"

Intérpretes: Tete Montoliú, piano; Winard Harper, batería; Philip Harper, trompeta; Danny Harper, fliscornio; Stepheen Riley, saxofón tenor; Kiyoshi Kitagawa, contrabajo.

Discográfica: Nuevos Medios

Año: 1996

 

Es todo un placer recomendar este magnífico disco, el último, del que fue el más grande e internacional, durante décadas el único, de nuestros jazzmen: el fabuloso Tete Montoliú.

Tete nos hizo descubrir el jazz a muchos, a mí por lo menos. Durante mi aturdida adolescencia, con ocasión de la fiesta mayor de la ciudad donde vivía, se programó un concierto de su trío. Yo, por aquel entonces, no era aficionado al jazz, había oído algunas cosas sí, pero estaba más pendiente de cosas tipo “Pink Floyd”. Pero sólo costaba cincuenta pelas y, como teníamos la tarde libre allá, nos fuimos mi hermano y yo con algunos amigos “heavy metal” (por aquel entonces no ser “jevi” era ser algo rarito en aquel barrio).

Lo que fue verdaderamente “heavy” fue lo que vimos y oímos aquella tarde: la actuación en vivo de un fenomenal trío de Hard-Bop comandado por una auténtica bestia parda al piano. Al salir, estuvimos mudos de la impresión durante horas. Fue una epifanía, y desde entonces hasta aquí.

Eso mismo es lo que oímos en esta grabación, al mejor Tete en vivo.

Poco antes de morir, aquejado ya del cáncer que le mataría, la SGAE decide homenajear a Tete con una serie de conciertos en vivo en el colegio San Juan Evangelista de Madrid, uno de los locales señeros del jazz en España. Para ello le dejan escoger a sus acompañantes, el cuarteto de los hermanos Harper, que están que se salen.

Ocho cortes, todos composiciones de Tete excepto, significativamente, dos de Pedro Iturralde y una de Chano Domínguez.

Tete siempre fue muy crítico con sus propias grabaciones, tanto como líder o acompañante. Era, además, perezoso a la hora de componer y entrar en el estudio. En directo era cuando se sentía mas cómodo, inspirado y divertido, incluso gamberro, pero siempre exigente.

Y, al borde de la muerte, eso es lo que aquí se nos ofrece, con una delicadeza increíble, evidente en las baladas, realmente excepcionales, de esta grabación.

Un virtuosismo impresionante, lleno de dinamismo. Solos de órdago a una velocidad de vértigo o increíbles cambios de ritmo, soportados por un “swing” tremendo, con base en el blues. Igualmente, citas gamberras intercaladas de sus maestros preferidos, especialmente Monk, y cargas de profundidad desafiando a sus acompañantes en un ambiente extraordinario. En fin, todo lo bueno y mejor del directo, tanto en solitario como en grupo.

De Tete se han dicho muchas tonterías, que si era frío, que si demasiado técnico. En fin, criticar a alguien porque destaca magistralmente en algo. Este disco delicioso habla por si solo rebatiendo tal sarta de sandeces con el idioma del que fue, como dice un gracioso son cubano, negro aunque fuera catalán.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com