Atrás | Siguiente

 

COMPROMISO CON LA OBRA

 

Tanto Nikochan como yo somos muy abiertos musicalmente hablando. Lo único que yo no soporto es el reggae. Así que si nos pone usted, por ejemplo, un disco de Death Metal, pues nosotros encantados y agradecidos oiga. Y si es noruego, mejor. Y si es Mayhem ya, ni le cuento. Porque Euronymous (en griego, príncipe de las tinieblas), el que fuera líder de Mayhem hasta que se le encontrara muerto con 23 puñaladas en la escalera de su bloque de pisos, no sólo era un compositor versátil (Dios le tenga en su glorieta) sino que además de ser un artista integral comprometido con su obra, era un auténtico ideólogo, un hombre avanzado a su tiempo. Sin embargo, reservado como pocos, siempre pendiente de los suyos, de un altruismo y humildad extraordinarios, concedió muy pocas entrevistas.

¿Cuál es la razón de que el Mal sea tan fuerte?

¿Cuál es la razón de que sea tan fuerte el Bien? Es sólo un camino. Yo nunca intentaré ni podré definirlo. Es básicamente odio a la Humanidad. Yo no tengo amigos, son chicos que se alían conmigo. Si mi novia se muere, yo no lloraré, abusaré del cadáver.

Conmovedor.

Además, no sólo era artista: construyó en el sótano de su casa un laboratorio. Normalmente vestía una capa negra y un cinturón de balas, pero en el laboratorio usaba una capa blanca de científico, con botones de oro y cuello alto. Pasaba horas allí riendo maníacamente y mezclando productos químicos ilegales.

Dead junto a Euronymous, a la derecha, poniendo cara de malo.


Hellhammer se hizo un collar con algunos trozos de cráneo. Sin embargo, antes de tocar el cadáver hicieron una foto que serviría, un par de años más tarde, para ilustrar la portada de un disco.



Euronymous yendo a comprar el pan.

Tras el incidente de Dead formó una especie de club para metaleros llamado “Inner Circle”, donde tipos tan raros como él se pintaban la cara de blanco y conversaban sobre cuál podía ser la vía más rápida para expulsar a los cristianos y volver a imponer la religión vikinga en Noruega primero y en el resto del mundo después. Euronymous además daba discursos sobre métodos de tortura inventados por él mismo y sobre la posibilidad de incitar a los jóvenes a la violencia a partir de su música. De vez en cuando algunos disparaban con armas de fuego contra las paredes, e incluso uno, recuerda Hellhammer, se clavó un clavo en el cráneo. También organizaban saludables excursiones al campo para incendiar iglesias (algunas de ellas databan del siglo XII).

¿Quién pudo ser el desalmado que mató a Euronymous, ese hombre del renacimiento?

Fue un tipo llamado El Conde Grishnach (que curiosamente grabó la pista del bajo de “De Mysteriis Dom Sathanas”, disco publicado póstumamente tras la muerte del bueno de Euronymous), que tenía por costumbre ir vestido de vikingo. Hoy en día, en la cárcel, recibe cientos de cartas al día y organiza a jóvenes neonazis desde su celda a través de la red, ya no se pinta la cara ni se tiñe el pelo de negro. Para que luego digan que la reinserción no es posible.

La pregunta que Esponjiforme lanza desde aquí es: ¿cuándo veremos en algún grupo catalán este mismo compromiso por su música? ¿Cuánto falta para que este país sea capaz de parir artistas de esta talla? Mientras tanto, tendremos que seguir viendo a Gerard Quintana en los debates del Cuní.

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com