Atrás | Siguiente

 

LOS RIÑONES DE TU PADRE

Dedicado a Lindyhomer.

 

Hans Rattel fue profesor de filosofía medieval en Cambridge. Alemán de nacimiento, se trasladó a Inglaterra a los tres años e ingresó en una guardería para niños superdotados. A los seis años hablaba alemán, inglés, latín y una variante extraña del andaluz. También solía mantener largas conversaciones en braille con sus compañeros. A los veinte años abandonó la guardería y fue aceptado en Cambridge, donde se especializó en filosofía medieval, obteniendo finalmente una plaza de profesor y de parking.

Rattel era el típico catedrático aburrido y sesudo. Sus alumnos le llamaban “caratruño” cariñosamente, y a él no parecía disgustarle. Habría pasado a la historia como uno de los grandes expertos en filosofía medieval, pero se hizo famoso por otra razón que no tiene nada que ver con lo académico. Rattel es aún recordado en Inglaterra porque murió empalado.

Hans Rattel

Todo empezó en 1962, cuando uno de sus alumnos le preguntó si tenía algún pariente que se dedicara a la música heavy. Rattel lo negó rotundamente, y entonces el alumno le enseñó un par de discos de un grupo llamado “Los riñones de tu padre”. Rattel pudo comprobar por sí mismo que en la lista de agradecimientos de ambos discos aparecía su nombre y su apellido, el cual era muy poco frecuente. Rattel contactó con todos los miembros de su familia residentes en Inglaterra. Ninguno de ellos estaba relacionado con la música heavy ni conocía a ningún Rattel que lo estuviera. Uno de sus primos lejanos confesó que sufría ataques de histeria, pero nunca le daba por la música sino por la bebida.

Intrigado, Rattel acudió a una tienda de discos underground recomendada por su alumno y comprobó con estupor que aparecía en todos los discos de aquel extraño grupo, siempre en los agradecimientos. Pero había algo mucho más grave: descubrió que su propia cara salía en la portada de uno de los singles, titulado “Singin’ In The Pain”. La imagen de su rostro había sido extraída sin lugar a dudas de una de sus obras, concretamente de un estudio sobre la filosofía de Plotino. Rattel nunca había sido partidario de insertar su foto en la solapa de sus libros, y ahora descubría lo mucho que se había equivocado al ceder a las exigencias de la editorial. El encargado de la tienda de discos le explicó a Rattel que “Los riñones de tu padre” era uno de los grupos más radicales del momento. En uno de sus conciertos, el bajo y el vocalista jugaron a fútbol con una cabra y la mataron a patadas. Sin embargo, desconocía las influencias del neoplatonismo en su música. Al ver que Rattel era quien aparecía en la portada del “Singin’ In The Pain” le pidió un autógrafo, pero él huyó de la tienda sin concedérselo.

Rattel siguió con sus investigaciones después de la visita a la tienda de discos. Llamó a la discográfica del grupo y obtuvo la dirección a la que sus miembros recibían las cartas de los fans. Por mucho que insistió, no quisieron facilitarle ningún teléfono de contacto. Escribió una carta en la que pedía explicaciones e incluso amenazaba a los miembros del grupo con denunciarles por haber usado su fotografía. Al poco tiempo le llamó el vocalista del grupo y le dijo que estaba muy interesado en conocerle. Le explicó que la teoría de la emanación de Plotino había inspirado muchas de las letras de sus discos. Siguió hablando de ello cuando quedaron finalmente en el local de ensayo del grupo. Hammerblood, el vocalista en cuestión, creía firmemente en la teoría plotiniana. “Todos emanamos del alma del mundo, que es Dios”, aseguró. Ambos estuvieron discutiendo ampliamente sobre el neoplatonismo, mientras el resto del grupo bebía y esnifaba coca. Rattel discutió algunas de las premisas de Hammerblood. Le acusó de interpretar a Plotino de un modo demasiado simplista. La tensión aumentó, Hammerblood se puso nervioso, pero Rattel fue incapaz de desviar el tema: su pasión por el rigor superaba el temor suscitado por la mirada de aquel joven radical. Rattel fue imprudente. Descubrió demasiado tarde que es mejor darle la razón a un tonto que morir empalado.

 

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com