Atrás | Siguiente

 

LADRONES DE CONVERSACIONES

 

Mark Hennig ha puesto nombre a un fenómeno que todos ustedes habrán experimentado en alguna ocasión. Discuten con su esposa en el autobús sobre el uso de la píldora del día después y, al cabo de unos minutos, se percatan de que el grupo de ancianas de la parte de atrás está hablando de lo mismo. ¿Una coincidencia? Evidentemente, no. Han sido víctimas de un robo de conversación. No es que sea un delito o una inmoralidad, pero el fenómeno confirma lo que ya advirtió Jean François Lyotard en aquella famosa balada: “l’hoomme est un être essentiellemeeent mimétiiiqueee”.

El caso es que Hennig y unos colegas suyos de la Princeton University realizaron un experimento asombroso. Con el objetivo de averiguar hasta dónde llega la capacidad humana de robar conversaciones, diseñaron una serie de temáticas situadas entre el tópico y la polémica, candidatas ideales para incentivar el robo conversacional. Seguidamente, contrataron a doce actores que, trabajando por parejas, recorrieron durante meses distintas líneas de autobús y de metro, discutiendo airadamente sobre los temas establecidos y atendiendo a las reacciones de la gente. Las conclusiones de la investigación acabaron confirmando la hipótesis inicial de Hennig: el robo conversacional es una tendencia inherente a la condición humana y se produce con más frecuencia entre el público femenino mayor de sesenta años.

No contento con su primera investigación, Hennig quiso dar un paso más. ¿Puede provocarse el robo conversacional empleando temas menos populares y controvertidos? Intentando responder a esta pregunta, Hennig hizo que dos actores discutiesen sobre la dialéctica de Hegel en un vagón de metro repleto de viajeros. La clave estaba en enfatizar los gestos y la entonación, contagiando a los demás la sensación de que se estaba debatiendo algo realmente interesante. El resultado fue increíble: dos señoras totalmente convencidas de que la cosmología hegeliana es, ante todo, el resultado de una idealización, cuatro adolescentes entregados a la filosofía nietzscheana como clara superación del kantismo y una venezolana de cuarenta años partidaria de una revisión crítica del primer romanticismo alemán. A raíz de este segundo estudio, Hennig considera que el poder de la retórica es total, independientemente del contenido que se esté transmitiendo. De nuevo, Lyotard ejemplifica la cuestión perfectamente en su célebre videoclip “Il fait beau dans le Métro”:
 

Algunos creativos publicitarios ven en el experimento de Hennig un descubrimiento prodigioso: es posible conseguir que un autobús entero acabe discutiendo sobre las ventajas del nuevo Ipod si se cuenta con actores suficientemente capacitados para motivar el robo conversacional. Así pues, es muy probable que las nuevas estrategias publicitarias tengan en cuenta esta posibilidad y empiecen a actuar sin piedad en el transporte público. Somos así de influenciables, qué le vamos a hacer.

 

 

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com