Atrás | Siguiente

 

DESAPARICIONES DE ENANITOS DE JARDÍN

 

Es un derecho de todos los ciudadanos de Portugal, y del resto del mundo, decorar sus viviendas y jardines como apetezca, y esto incluye las figuras decorativas de piedra o cerámica que representan enanitos, hadas, conejitos y otras formas.

No obstante, la paz interior de sus propietarios se ve interrumpida, en ocasiones, y sin explicación posible alguna, por la extrañísima desaparición de dichos enanitos.

La comunidad científica, el FBI, la INTERPOL y la Mereterica han intentado encontrar la causa o culpables sin lograrlo.

El primer caso conocido de desaparición de enanitos de jardín se remonta al Tercer Reich, cuando del jardín de la mansión de Tubinga del segundo canciller Friedrich Wilhelm Van Steenberghen, desaparecieron 16 figuras de enanitos de jardín con bigote.

Durante el proceso de Nürmberg, el canciller Van Steenberghen, no dudó en inculpar de los hechos al marxismo, y declaró: “El bolchevismo acecha hasta en los más nimios detalles. La política devora toda seriedad para las cosas verdaderamente espirituales.”

Décadas más tarde, durante los años sesentas, cinco enanos de jardín de diferentes tallas, dos conejos, dos tortugas, tres perros, una ardilla, un champiñón y una miniatura de Voltaire fueron hallados en el centro de la ciudad de Poitiers, junto a un cartelón que ostentaba este mensaje: "No hay nada fuera del todo".

Las fuerzas de orden público atribuyeron el atentado a la OAS, que sin embargo no lo reivindicó, y el presidente De Gaulle se vio obligado a anticipar las elecciones dos meses.

Hasta ahora, ninguna de las verdaderas víctimas de esas desapariciones ha logrado encontrar de nuevo sus enanitos; no obstante, en una pequeña y feliz localidad al norte de Francia conocida como Sarreburgo, se encontraron un total de 363 enanos en el claro de un bosque. La “manifestación de enanos”, como la calificó la prensa sensacionalista, fue hallada por un excursionista jubilado durante una plácida mañana de Domingo.

Las desapariciones de enanitos de jardín se han multiplicado vertiginosamente durante los noventas. Se han dado distintas hipótesis: coleccionistas privados, abducciones extraterrestres, conspiración judeo-masónica o actos propios de mentes perturbadas.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com