Atrás | Siguiente

 

HISTORIA DE LA MAFIA PORTUGALO-AMERICANA

 

Peruccio (il cerebro) Mascarpone era el famoso capo de la “cousinha noustra”, organización del crimen organizado en Estados Unidos. Según una reciente investigación del FBI, el verdadero nombre de Peruccio “il cerebro” Mascarpone era “Joaninho Do Santos”, y era de Portugal.

Peruccio Mascarpone, a los 17 años, emigró tras la Segunda Guerra Mundial a Estados Unidos, y empezó a trabajar en algunos trapicheos; fue corredor de apuestas y contrabandista de tabaco a pequeña escala en los muelles de Nueva York. No obstante, era un joven emprendedor y vivaracho que quería hacer carrera, así que se matriculó en un curso por correspondencia sobre extorsión, corrupción, armas de fuego y moral tradicional italiana.

El temible Tommy Provolone, lugarteniente de Mascarpone

A los 20 años intentó formar su primer grupo de gángsteres junto a otros compatriotas, pero no pasaron de prometedores macarrillas de barrio. El problema de su fracaso era que un grupo de mafiosos de Portugal, hablando en portugués, no impresionaba mucho a los dependientes de las lavanderías del barrio de Little Italy.

Así pues, intentó adoptar la identidad de un mafioso italiano, empezó a emular el habla y a fingir que disfrutaba con las óperas de Verdi. Llamó a su organización la “cousinha noustra” y todos los miembros de la familia adoptarían nombres de quesos italianos, sus caporregine y consiglieri, también de Portugal, se harían llamar Tommy Provolone y Buitoni Gorgonzola. Él mismo pasaría de ser Joaninho Do Santos a ser conocido como Peruccio Mascarpone.

No obstante, el resto de familias de la costa este le apodarían, irónicamente, “il cerebro”, debido a sus cuestionables estrategias. Como por ejemplo, cuando durante la Ley Seca, mientras que el resto de familias se dedicarían al contrabando masivo de alcohol y tabaco proveniente del Canadá, Mascarpone optaría por el contrabando ilegal de sombreros mejicanos y libros de poesía del romanticismo alemán, que transportaba camuflados en camiones de merluza.

Peruccio Mascarpone con uno de sus pupilos

Mascarpone era también dueño de una cadena de tugurios clandestinos. En dichos locales de entretenimiento se fomentaba el juego y el alterne.

GRABACIÓN FBI

Lo que acaban de escuchar es una de las grabaciones que el FBI realizó para investigar los negocios sucios de Mascarpone. Hemos oído a Mascarpone y Provolone, su lugarteniente, jugando una partida al Quien es quien.

Gorgonzola haciendo gala de su característico humor negro

El FBI también pinchó el teléfono de Mascarpone, a fin de demostrar que se dedicaba a actividades ilegales. Sin embargo, las conversaciones siempre giraban en torno a temas baladíes y bagatelas en general.

  CONVERSACIÓN TELEFÓNICA

Pese al fracaso de las investigaciones, el FBI no hubo de preocuparse más, pues al cabo de tres meses Mascarpone abrió una línea de tiendas de lencería íntima femenina.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com