Atrás | Siguiente

 

EL INVENTOR MALVADO

 

John Ripley descubrió en sus tiempos de estudiante en el MIT que la tecnología doméstica podía utilizarse para el mal. Algunos aseguran que sus célebres y malvadas invenciones están destinadas a hundir el sistema capitalista, asentado en el consumo despiadado. Otros creen que Ripley ama la tecnología y el modo de vida occidental, pero detesta a la humanidad en su conjunto.

Si nos centramos en su biografía, entenderemos cuál pudo ser la génesis de este odio irracional que siente el temible inventor hacia sus congéneres. Ripley era a los veinte años un estudiante modélico. Sus padres habilitaron una amplia habitación en su domicilio para que realizara en ella sus experimentos. Ripley se encerraba allí durante horas y mantenía en secreto el objeto de sus investigaciones. Todos sabían que estaba trabajando en un invento revolucionario, pero nadie pudo saber de qué se trataba hasta que, por fin, Ripley dio por concluido su trabajo y presentó al mundo su famosa bicicleta para zurdos. Fue un rotundo fracaso. Nadie entendía qué utilidad tenía aquel invento, el cual, aparentemente, no se diferenciaba en nada de una bicicleta normal y corriente. Herido y humillado, Ripley se encerró de nuevo en su estudio y allí empezó a diseñar sus terribles aparatos domésticos, que tanto daño han causado a los incautos consumidores.

El laserdisc

Todos ustedes se acordarán de este invento aparatoso e inútil. Estaba destinado a sustituir a la cinta VHS. Mucha gente desperdició sus ahorros adquiriéndolo, descubriendo poco después que se trataba una broma de mal gusto.



La Baby Cage

Ripley presentó esta estupidez describiéndola de este modo: The Baby Cage is an oval shaped domed structure featuring curved crossbars that are strong enough to support an adult's weight, keeping baby safe. ¿Saben de alguien que la use actualmente?


La Thermomix

Aún nos la venden como un invento revolucionario. Sin embargo, todos sabemos que es una tomadura de pelo. Si este aparato cocinara tan bien como aseguran sus vendedores, nadie cocinaría con sus propias manos a estas alturas. Curiosamente, quienes fueron tan estúpidos como para comprarla en su momento siguen defendiéndola a capa y espada. Los usuarios de la Thermomix son como una secta que intenta convencer al mundo de que el cocinar se va a acabar. Pobre gente.

Actualmente, Ripley está trabajando en nuevos inventos del demonio. Al parecer, ya ha terminado el Sonotone MP3, un invento que, probablemente, causará estragos entre la gente de la tercera edad. Circulan también por la red fotografías del último de sus prototipos. Nadie sabe exactamente qué demonios es, pero yo que ustedes no me acercaría a él por si las moscas:

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com