Atrás | Siguiente

 

HANS JONAS

 

El filósofo alemán Hans Jonas, alumno de Husserl y de Heidegger, publicó en 1979 su obra más influyente, titulada “El principio de responsabilidad”. En la contraportada de la edición española podemos leer lo siguiente: “sólo el principio de responsabilidad podrá devolver la inocencia perdida por la degradación del medio ambiente y por la explotación de la energía atómica”. Si sustituyen “el principio de responsabilidad” por “Steven Seagal”, se darán cuenta de que el libro sigue teniendo plena vigencia en la actualidad.

Hace dos semanas la revista “Eaten Nails” publicó una entrevista a Hans Jonas realizada poco antes de su muerte, en la que el filósofo matiza algunos aspectos de “El principio de responsabilidad”. Reproduzco a continuación los fragmentos más relevantes de esta entrevista (las anotaciones en cursiva son mías):

- Sostiene usted en el libro que la futura explosión demográfica obligará a la humanidad a saquear brutalmente el planeta, y que “la muerte y el genocidio que acompañarán a tal situación de ‘sálvese quien pueda’ escapan a toda imaginación”. ¿Predijo usted la influencia que estas palabras están ejerciendo en los movimientos ecologistas radicales?

Nunca pensé que se lo tomarían tan en serio. La verdad es que esto de “la muerte y el genocidio que acompañarán a tal situación” me quedó muy bien. Da miedo.

- ¿Insinúa usted que no hay que interpretar tales afirmaciones en un sentido literal?

Mire, yo cuando me pongo a escribir sobre la tecnocracia y el futuro del planeta me voy animando, me vienen a la mente arañas gigantes aplastando graneros y comiendo cabezas de criaturas adolescentes, como en aquella película que ahora no recuerdo cómo se llama. Quizá no haya para tanto. Eso sí, debemos tener clara una cosa: ahora aún hay barrios donde se puede beber del grifo, pero en el futuro será imposible hacerlo sin tener que enfrentarse a este horrible sabor a cloro.

- Pero usted afirmó que el uso irresponsable de la tecnología conlleva grandes peligros. ¿Es esto también una exageración?

No, claro que no. Yo una vez perdí el sentido intentando programar el vídeo. Y esos cascos que les meten a las señoras en las peluquerías no me hacen ninguna gracia.

- Supongo que es cierto que su madre murió en Auschwitz, y que ello influyó en su filosofía.

Sí, eso es lamentablemente cierto. Me cuesta creer que la gente siga yendo de camping después de Auschwitz.

- ¿Sigue usted trabajando y pensando en nuevos ensayos filosóficos?

No. Ya dije todo lo que tenía que decir. Ahora pinto. Mire este cuadro, lo pinté basándome en una fotografía de mi esposa cuando era joven. Se titula “Arena en las ingles”.

- Era hermosa su mujer.

Bueno, en realidad no tanto, pero de espaldas da el pego.

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com