Atrás | Siguiente

 

TRADICIONES

 

Como es habitual en estas fechas, los habitantes de la Alta Engandina han empezado a adornar con cabras el tendido eléctrico. La vida de estas curiosas criaturas penderá de un hilo hasta el 6 de Enero, día en el que serán finalmente descolgadas.

Se desconoce el origen de esta tradición, que año tras año deja sin luz a unas treinta mil familias. De hecho, son muchos los rituales de este tipo que se siguen practicando sin saber exactamente qué sentido tienen. Un ejemplo claro es el de Kaohsiung, una ciudad situada en Taiwan en la que cada año alguien roba el coche del alcalde, lo cuelga de un poste y se suicida a pedradas.

¿Es necesario seguir practicando rituales que han perdido su sentido originario? Filósofos de la talla de Heidegger (un metro sesenta y cinco de alto) ya dijeron en su momento que la tradición no se legitima por sí misma, siendo necesario revisarla y ponerla en tela de juicio. Siguiendo a Heidegger, hace tiempo que en mi casa renunciamos a la estúpida costumbre de comer doce uvas el día de Fin de Año. Sustituimos este rito por otro mucho más actual y con pleno sentido: la desfragmentación del disco.

Como sabrán, desfragmentar el disco duro de un ordenador consiste en reordenar toda la información que hemos ido acumulando en él de forma fragmentada, para que posteriormente pueda accederse a ella más rápidamente. Desfragmentar es algo así como ordenar la habitación, poner las cosas en su sitio. No hay fecha más indicada para ello que el 31 de Diciembre: repasamos toda la información que hemos ido acumulando y la ordenamos para empezar con buen pie el nuevo año. Si el año anterior las cosas han ido realmente mal, siempre se puede optar por el formateo puro y duro, una práctica más radical pero con un gran efecto catártico.

 

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com