Atrás | Siguiente

Plutarco

 

"Herodoto se equivocó cuando dijo que una mujer se desprende de su recato junto con sus ropas. Todo lo contrario, adopta el recato en lugar de las prendas, y el marido y la esposa muestran el mayor recato como símbolo del gran amor que se profesan mutuamente...
La esposa no debe tener sentimientos propios, sino que debe acompañar al marido en los estados de ánimo de éste, ya sean serios ya alegres, pensativos o bromistas.
Si un hombre carece de dominio u orientación en su vida privada y comete alguna indiscreción con una prostituta o sirvienta, la esposa no debe tomárselo a pecho ni enfadarse, razonando que, por respeto a ella, no la hace participar en sus borracheras, excesos y actos lujuriosos con otras mujeres...
Ni el oro ni las piedras preciosas ni las ropas de color escarlata hacen a la mujer más decorosa, sino todo aquello que dota a su aspecto de dignidad, disciplina y vergüenza"

 

Preceptos conyugales
 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com