Atrás | Siguiente

Schopenhauer

 

"Cuanto más noble y perfecto es un ser, más tardo y lento es en llegar a la madurez. Un hombre dificilmente llega a la madurez de su potencia razonadora y sus facultades mentales antes de los veintiocho años, mientras que una mujer lo hace a los dieciocho. E incluso entonces, en el caso de la mujer, sólo es cierta clase de razón, de dimensiones muy
menguadas. Por este motivo las mujeres siguen siendo infantiles durante toda su vida; sólo ven lo que está muy cerca de ellas, se aferran al momento presente, toman la apariencia por realidad y prefieren las trivialidades a los asuntos de máxima importancia"

Sobre las mujeres
 

"Sólo el aspecto de la mujer revela que no está destinada ni a los grandes trabajos de la inteligencia ni a los grandes trabajos materiales. Paga su deuda a la vida, no con la acción, sino con el sufrimiento, los dolores del parto, los inquietos cuidados de la infancia; tiene que obedecer al hombre, ser una compañera paciente que le serene. No está hecha para los grandes esfuerzos ni para las penas o los placeres excesivos. Su vida puede transcurrir más silenciosa, más insignificante y más dulce que la del hombre, sin ser por naturaleza mejor ni peor que éste. Lo que hace a las mujeres particularmente aptas para cuidarnos y educarnos en la primera infancia es que ellas continúan siendo pueriles, frívolas y cortas de luces. Durante toda su vida siguen siendo niñas grandes, una especie de estado intermedio entre el niño y el hombre, único que representa el genus homo en el sentido estricto del término...
Solamente el hombre cuyo intelecto está nublado por sus impulsos sexuales podría calificar de bello sexo a esa raza de baja estatura, hombros estrechos, anchas caderas y piernas cortas, pues toda la belleza del sexo está ligada a ese impulso. En vez de llamarlas bellas, sería más apropiado denominar a las mujeres como el sexo antiestético. No tienen verdadera capacidad o sensibilidad para la música ni la poesía ni las bellas artes, y cuando fingen tenerlas a fin de reforzar sus esfuerzos de agradar, es una mera farsa... Constituyen el sexus sequior, el segundo sexo, inferior en todos los aspectos al primero. Hay que tratar sus debilidades con consideración, pero mostrarles una gran reverencia es ridículo en extremo y nos rebaja ante sus propios ojos... Que la mujer está destinada por naturaleza a obedecer se evidencia en el hecho de que toda mujer situada en la posición antinatural de completa independencia se une inmediatamente a algún hombre a quien permite que la oriente y dirija. Esto se debe a que necesita un señor y un amo. Si es joven, será un amante; si es vieja, un sacerdote"

Las mujeres

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com